martes, 23 de mayo de 2017

Feria del Libro de Madrid 2017



Este año, del 26 de mayo al 11 de junio, Portugal es el país invitado a la Feria del Libro y tengo el placer de anunciaros que Pessoas en Madrid estará presente en dos de los actos de su extensa programación cultural:


  • Por un lado, el domingo 28 de mayo a las 18:00 h, en el pabellón de Portugal, impartiremos la conferencia titulada Huellas de Portugal en la historia de Madrid.

  • Por otro lado, el miercoles 31 de mayo, a las 20:00 h, en el Pabellón de Portugal, Nuno Júdice impartirá la conferencia sobre Almada Negreiros seguida de la presentación del libro “Almada Negreiros en Madrid”, libro del que somos coautores con el capítulo "Madrid y la tercera dimensión en la obra de Almada Negreiros". El libro será presentado por la coordinadora Filipa Soares y el coautor Enrique Andrés.



Bajo el lema CAMINOS DE LA LITERATURA PORTUGUESA  se ofrecerán más de 50 actividades de literatura, música, filosofía,… para mayores y pequeños. Un recorrido cultural a través de los caminos de la literatura portuguesa.

A lo largo de los casi 20 días que dura esta nueva edición de la Feria del Libro de Madrid, la número 76, numerosas personalidades de la cultura lusa se darán cita para acercar la riqueza literaria de Portugal a nuestra ciudad.

La sesión inaugural el día 26 de mayo correrá a cargo de uno de los intelectuales más prestigiosos de Europa, el ensayista y filósofo portugués, Eduardo Lourenço a las 19h y, como es tradición, la Familia Real española estará presente con un paseo matinal entre las casetas.






Asimismo, participarán en este evento -que contará con charlas, talleres, conferencias, conciertos musicales y presentaciones de libros-numerosas personalidades representantes de la cultura portuguesa tales como los poetas Nuno Júdice, premio Reina Sofía de poesía iberoamericana que ofrecerá una conferencia el 31 de mayo sobre Almada Negreiros (“artista políglota” y único que cautivó a la intelectualidad del siglo XX) o Ana Luísa Amaral, una de las voces más sugerentes y sólidas de la lírica lusa actual; el escritor Bruno Vieira, Prémio Literário José Saramago 2015 y la cantante Lula Pena considerada una de las grandes voces actuales del fado, entre otros.


Para poder ver la programación completa, pinchar aqui. 
¡Os espero a todos!



viernes, 24 de marzo de 2017

Claudio Coello

Claudio Coello. Autorretrato 1680.
Museo del Hermitage. San Petesburgo. Rusia.

Fuente: Bárbara Rosillo 

El pintor Claudio Coello (Madrid, 1642-1693) es uno de los principales representantes de la escuela barroca madrileña. Fue bautizado el 2 de marzo de 1642 en la iglesia de los Santos Justo y Pastor. Era hijo de Faustino Coelho, broncista portugués, natural del obispado de Viseu, y de Bernarda de Fuentes, fallecida en 1681 viuda ya y atendida en sus últimas voluntades por su hijo Claudio.

Según la biografía de Palomino sobre el pintor (única fuente de información sobre los primeros años de Claudio Coello, con quien el biógrafo llegó a tener amistad), su padre descendía «de aquella ilustre familia de los Coelhos, de donde lo era también el gran Alonso Sánchez Coelllo».

Siendo muy joven, su padre le envió al taller de Francisco Rizi para aprender a dibujar. Durante este periodo estudió a fondo los dibujos de su maestro y es posible incluso que le ayudara en algunos encargos para escenarios teatrales. A través del propio Rizi y de su amistad con el pintor Juan Carreño de Miranda, tuvo acceso a las colecciones de pintura del Alcázar de Madrid, donde se aplicó en copiar a los grandes maestros antiguos y modernos, entre ellos a Tiziano, Veronés, Bassano, Giordano, Van Dyck o Rubens, en cuya obra se inspirará en más de una ocasión. 

De su paso por el taller de Rizi han quedado algunas anécdotas narradas por el biógrafo cordobés y una descripción física del pintor. Cuenta Palomino que un religioso, ante el que el maestro había alabado al discípulo, le respondió que el semblante del muchacho no revelaba gran ingenio, a lo que Rizi contestó: «Pues padre, virtudes vencen señales». Y concluía Palomino: «Lo cierto es, que el semblante no era muy grato, y además de esto adusto, y melancólico; pero la frente espaciosa, y los ojos vivos, y reconcentrados, mostraban ser de genio agudo, especulativo, y cogitativo».

Susana y los viejos 

El primer encargo de Coello a gran escala del que se tiene constancia documental es las pinturas para el altar mayor de la iglesia madrileña de Santa Cruz (h. 1666, destruidas). No obstante, ya antes había realizado obras de gran solidez y en las que se revela su profundo conocimiento de las escuelas flamenca y veneciana, como Susana y los viejos (1663, Museo Ferré de Ponce, Puerto Rico) o El triunfo de san Agustín (Prado). 


El Triunfo de San Agustín

Su gran oportunidad le llega, sin embargo, en 1668, cuando lleva a cabo una serie de pinturas para la iglesia de San Plácido en Madrid, en la que también había intervenido su maestro Rizi. La tabla central de Coello, Anunciación, muestra ya su fastuoso sentido escenográfico y su gusto por las composiciones dinámicas y el colorido brillante y expansivo.   

Anunciación

Es curioso observar cómo en 1668 el convento de San Plácido reúne las pinturas de Claudio Coello, hijo de portugués, con las ocho esculturas del admirado Manuel Pereira, escultor portugués afincado en Madrid.

A partir de este momento, y hasta 1683, acometerá numerosos encargos para iglesias madrileñas. En la década de 1670 se inicia su carrera como fresquista, en la que da rienda suelta a su gusto por las arquitecturas fingidas, siguiendo la estela de Mitelli y Colonna.
Entre sus trabajos al fresco cabe destacar dos realizados en Madrid, con la colaboración de José Jiménez Donoso: la Casa de la Panadería de la Plaza Mayor y el Colegio Imperial de los jesuitas (hoy catedral de San Isidro, destruidos durante la Guerra Civil Española).


Casa de la Panadería
Fuente: Arte en Madrid


Arcos triunfales para la entrada en Madrid de María Luisa de Orleans


La relación de Coello con la Corona se inicia en 1679, cuando colabora en la decoración de los arcos triunfales que celebran la entrada en Madrid de María Luisa de Orleans, primera esposa de Carlos II. 

Cuatro años después, en marzo de 1683, es nombrado pintor del rey mediante real decreto. Su repertorio de asuntos, dominado por lo religioso y muy fiel a la sensibilidad de la Contrarreforma, se amplía al retrato. De este momento es el ciclo de frescos más extenso que se conserva de su mano, el que realiza para el Colegio de Santo Tomás de Villanueva en Zaragoza (1684, también conocido como la Mantería) en colaboración con Sebastián Muñoz. 

El año de 1685 es clave en su trayectoria, ya que empieza a trabajar en el retablo de la sacristía de El Escorial para el que pintó, La Sagrada ­Forma, encargado a su maestro ­Rizi, que murió sin realizarlo, y en el que trabajará de manera intermitente ­durante cinco años.


La Sagrada Forma. Sacristía Monasterio del Escorial


En él aparecen representados los principales personajes de la corte, encabezados por el propio monarca Carlos II, quien se arrodilla en oración ante la Sagrada Forma, siendo ésta uno de los ejes medulares del programa iconográfico de la basílica de El Escorial. Se trata de su obra más ambiciosa, en la que muestra un sentido del espacio y de la atmósfera dignos de Velázquez y en la que utiliza todos los resortes del lenguaje teatral e ilusionista del ­barroco. 



El éxito del cuadro le granjeará el nombramiento de pintor de cámara, vacante tras la muerte de Rizi y Carreño. En sus últimos años, su productividad decae y, junto a su trabajo de pintor, realiza otras actividades como supervisar las colecciones reales, restaurar sus obras y tasar colecciones pictóricas. 

La irrupción en la corte del italiano Luca Giordano, que le sustituye al frente del gran proyecto decorativo de El Escorial, supone su definitivo desplazamiento. A pesar de que no se detectan en su trayectoria grandes cambios de estilo, con el paso del tiempo sus figuras ganarán en solidez, el modelado se hará más escultórico y los fondos arquitectónicos, al principio muy complejos, se volverán más sencillos y rotundos.



FUENTES:
Museo del Prado
Wikipedia

IMÁGENES:
Wikipedia
Arte en Madrid
Bárbara Rosillo

viernes, 24 de febrero de 2017

Madrileños en Lisboa (y II)




Ya hace tres años y medio que publicamos un texto muy especial. Era la carta que nuestra lectora y amiga Teresa escribía a sus sobrinos antes de que viajasen a Portugal. Teresa, gran viajera y conocedora como pocos del alma lusa, dedicó a sus sobrinos una especie de libro de instrucciones para adolescentes muy útil y perfectamente transpolable a cualquier edad y a cualquier madrileño que quisiera acercarse a conocer Lisboa.
En realidad era una Carta de amor a LisboaEn ella se decían grandes verdades, a veces duras, pero muy reales. No hablaba de tópicos sino simplemente de cómo llegar a conocer el alma de la cuidad y de los lisboetas.  
Ahora, a petición de Teresa, traemos de nuevo la Carta de amor a Lisboa pero esta vez traducida al portugués (*) por la traductora y fotógrafa Maria Lourdes Ribeiro para que escuchemos como suena este texto en la dulce lengua de Camões. Disfrutemos y aprendamos con  ella. 



CARTA DE AMOR A LISBOA

Para que a viagem seja inesquecível enamora-te de Lisboa: do seu povo e da sua luz, das suas cores e do seu ambiente, das suas ruas e praças, das suas fontes, dos seus miradouros, das suas escadinhas, dos seus parques e jardins... Vai-te ser muito fácil, Lisboa deixa-se amar!

Se não fizeres isso, quando regressares da tua viagem, só trarás uma quantidade de tópicos: que são tristes, que falam pouco, que estão desactualizados, que não era tão barato quanto esperavas.... E sem teres apreciado o que, verdadeiramente, deve de ser visto, o que nos une e o que nos separa... não te terás aproximado da alma portuguesa.





Viaja nos seus eléctricos, sobe nos elevadores, e dos seus miradouros percorre com os olhos todos os seus bairros; anda de barco e de combóio, o metro irá surpreender-te com as suas estações impressionantes e originais, o teleférico no Parque das Nações... atravessa as pontes e os seus arcos, contempla as estátuas ilustres e populares.





Abeira-te do Rio Tejo, e deixa-te acariciar pela sua brisa... até te pode surpreender uma chuvada de Verão... logo virá o Sol, esse Sol dourado de Lisboa ao entardecer...





Não vás como um turista reivindicativo e ruidoso, não te aches com direito a tudo porque pagas; não penses que têm a obrigação de te entenderem, o seu idioma é o português -em Paris ou em Londres não o exigirias- Pede as coisas por favor, com um sorriso, e agradece "muito obrigado", cumprimenta com um "bom dia" ou "boa tarde" e vão atender-te amavelmente. Dificilmente encontrarás um português indelicado, se ocorrer, pensa que pode ser que estejas pagando por outros que terão sido arrogantes...

Perguntas-me se não têm defeitos?!!! Sim, terão certamente, mas os olhos enamorados não os vêm como tal, e em caso algum os divulgam.

Ah, lembra-te que estão orgulhosos de serem portugueses (nisto podem dar-nos lições). Diz Luís Figo: "Eu sou português". É um povo sensível, dizem que pequeno, pacífico; os portugueses só tiveram uma guerra civil e a revolução mais terna da história em que os militares em cima dos tanques meteram cravos nas espingardas para não dispararem.





Voltemos a Lisboa:

Encantar-te-á a luz da manhã e da tarde brilhando nas suas fachadas de azulejos de tantas cores, ver o pôr do Sol no mar. Brilhante, o Tejo te encantará ao cruzá-lo de carro pela Ponte 25 de Abril ou pela via férrea ou a bordo de um cacilheiro cheio de portugueses que voltam do trabalho ou das compras e com alguns turistas como tu! Não há nenhum rio peninsular onde se veja isto, nem em sonhos !!!





Podes contornar a orla do Tejo seguindo a via dos caminhos de ferro até Cascais que é, nem mais nem menos, que o Oceano Atlântico ou pelo interior até Sintra -uma maravilha!





Compreendo que já estás fascinado com tanta beleza... e quase não vimos nada de Lisboa.

Vamos descansar sentados num café no Rossio, por exemplo, ou num restaurante se forem horas de comer ou de jantar, de preferência onde comem os portugueses, que sabem comer bem e económico...





Deixa espaço para os pastéis... Falando de pastéis: Vamos a Belém.





A Torre de Belém vai-te deslumbrar, rodeada pelo rio, como se fosse um castelo de fadas moldado na areia por uma criança, por ti mesmo quando eras pequeno.




Passeia até ao Monumento dos Descobrimentos e admira as suas figuras históricas tão humanas e contempla a Ponte 25 de Abril desde a Esfera Armilar, aproxima-te da Rosa dos Ventos e com os teus próprios pés vê se pões um em Lisboa e o outro em Madrid. Que perto que estamos!

Tira uma foto, tira muitíssimas fotos: são lugares demasiado belos para guardares somente na tua memória.





Senta-te um pouco e pensa: Como não ter "saudade" se a sua história foi sair pelo Mundo e descobrir terras desconhecidas ou sair pelo Mundo para ganhar a vida?! É um povo de emigrantes. É um povo trabalhador.


Seguimos para Belém: Tira o chapéu ante a fachada do Mosteiro dos Jerónimos! e não te digo nada quando entrares na sua Igreja! Maravilhosa!
Descansa no jardim e come um pastel (de Belém).






Depois apanha o "eléctrico 15" até à Praça do Comércio, percorre-a, entra na Rua Augusta pelo seu grande Arco e quando vires o Castelo de S.Jorge contempla-o. Da sua muralha, alguém te está vendo a ti.





Procura o Elevador de Santa Justa, sobe-o e admira, do seu terraço, toda a Lisboa e as cidades da outra margem do Tejo. Há uma dezena de miradouros oficiais embora toda a Lisboa seja um miradouro.


Estás na Praça da Figueira ou no Rossio. Que praças! Olha atentamente o chão. É a calçada à portuguesa. E podemos pisá-la... não se estraga!!!




Segue descobrindo esta cidade em que Miguel de Cervantes teve amores com uma misteriosa e bela lisboeta. Que amantes de Don Quixote de La Mancha são estes portugueses!

E conforme vais conhecendo esta terra, mais quererás saber do seu idioma, da sua cultura, das suas canções, do seu modo de ser e de viver ... e porque motivo têm tanto receio dos espanhóis, e algum dia, quando tiveres voltado muitas vezes, lamentarás que a história nos tenha separado de tal maneira que vivamos de costas voltadas.


Quando regressares a casa, vendo as fotos, pensa no sítio de Lisboa que mais te emocionou e promete a ti mesmo voltar ali, algum dia, com a pessoa amada. Isto é Saudade!





Se a viagem te tocou bem no fundo, quando falares com os teus amigos não serás como esses turistas que julgam que conhecem Lisboa -e Portugal inteiro- depois de passarem um fim de semana metidos num autocarro cheio de espanhóis com um guia que lhes explica em espanhol o que vêm através do vidro.





E para preparar a próxima viagem a Lisboa, ao Porto, a Évora, a Viana do Castelo, a Aveiro, a Guimarães, a Coimbra, a Setúbal, a Espinho, à Nazaré, a Amarante... à Madeira ou aos Açores lê os autores portugueses.





Dizia José Saramago na "Viagem a Portugal" que o viajante voltava aos lugares para ver de noite o que viu de dia, com sol o que viu com chuva, no verão o que viu no inverno... Não queiras ver tudo: deixa pendente sítios imprescindíveis para teres que voltar.





Felipe Mellizo, que era uma boa pessoa, jornalista espanhol, amante de Portugal, dizia que LISBOA é o derradeiro destino dos espanhóis que foram bons nesta Vida ...




Esta carta en portugués es el resultado de una gran amistad ibérica entre Teresa y Maria Lourdes y bien podría simbolizar el inicio de una meta por alcanzar de Amistad/Amizade entre nuestros pueblos, como la que D. Miguel de Unamuno tuvo en su gran amigo portugués Teixeira de Pascoaes; la que José Saramago tuvo en Pilar del Río, algo más que un pilar de apoyo español... 

... Carlos V e Isabel; Felipe II y Ruy; Fernando VI y Bárbara; Alice y Ernesto; Almada y Ramón; Lidia y José... 

... Cristina y David; Catarina y Fernando; Filipa y David; Joana y Alberto, Catarina y Alejo, Filipa y Antonio... 

Todas son historias de amor y de amistad, de pessoas que han trabajado y trabajan hoy por el proyecto de Amistad/Amizade entre los pueblos ibéricos a partir del conocimiento y la amistad entre sus habitantes. 

¡Sigamos trabajando por él! 


(*) Esta traducción no sigue el AO (Acuerdo Ortográfico) y para su publicación hemos respetado íntegramente el texto recibido.


IMÁGENES:

Maria Lourdes Ribeiro
Pessoas en Madrid (1, 9, 10, 12)


AGRADECIMIENTOS:

A Teresa Sánchez Lázaro, por su complicidad en todo este asunto.
A Maria Lourdes Ribeiro, por el perfecto resultado de esta difícil "encomenda".


ARTÍCULOS RELACIONADOS:



viernes, 17 de febrero de 2017

Iberismos.com




Por fin algo se mueve entre Portugal y España. El 14 de noviembre de 2015 nació una atractiva página web portuguesa, que vive en Madrid y tiene corazón ibérico. Esa imagen del Duero entre dos orillas iguales, donde un lado parece abrazar al otro y que en el siguiente meandro ocurrirá lo contrario, lo dice todo. La página se llama Iberismos.com

Catarina, su creadora, reside en Madrid, porque aquí creó su familia. Me propuso conocernos, intercambiar impresiones y afinidades, que eran muchas, en el clásico madrileño Mazarino (no en vano Jules Mazarin, una de las figuras más representativas de la Francia de Luis XIV, fue cardenal, diplomático, gran negociador y estuvo al servicio de los principales poderes europeos, el papa y la corona de Francia).

A Catarina le entusiasma promover la cultura, el arte, los atractivos turísticos de Portugal y España, dar a conocer y divulgar lo mejor de ambos países y crear un punto de encuentro entre un lado y el otro de la frontera.

Consciente del desconocimiento mutuo que persiste entre nosotros, desea crear una unión ibérica pero NO desde la acepción política del término iberismo sino desde el acercamiento de nuestras culturas, del arte y el turismo.

Piensa que el enriquecimiento mutuo vendrá tendiendo puentes, creando nuevos lazos, reforzando los existentes y promoviendo el diálogo entre estos dos países hermanos e incluyendo también el mundo de la lusofonía y el de los países de habla hispana. Y tiene razón.

Su página es muy enriquecedora porque puedes entrar en ella desde el lado portugués - Si vas a Portugal- o desde el español -Si vas a España- , en un idioma o en otro:

  • Si entras desde el lado español encontrarás los últimos eventos relacionados con la cultura portuguesa en España.

  • Si entras desde el lado portugués encontrarás los últimos eventos relacionados con la cultura española en Portugal.
Pessoas en Madrid, que tiene actualmente (a pesar del poco tiempo libre para su dedicación) un proyecto a punto de ser editado y algún otro en cartera de los que os iré informando, tiene ahora un magnífico aliado y futuro relevo en Iberismos.com para continuar su anhelada ilusión de acercar estas dos culturas tan ricas y apasionantes. 

Pessoas en Madrid dio y seguirá dando un repaso a las fructíferas relaciones históricas entre ambos países ibéricos. Iberismos.com os mostrará la mas viva actualidad de estas relaciones.

 ¡No os lo perdáis!





Imágenes: Iberismos.com